La flora intestinal segunda parte        0

Mundo_sin_antibioticos3

La flora bacteriana segunda parte

Mundo_sin_antibioticos3



¿Cómo se puede mimar la flora bacteriana? ¿Qué acciones favorecen su composición diversa?

Lo más importante es saber que una dieta muy variada en fibras vegetales se asocia a mayor diversidad y ello va a favor de un mejor equilibrio. Además, algunas fibras fermentables por las bacterias -las denominadas prebióticos- favorecen el crecimiento selectivo de bacterias beneficiosas de la flora, como las bifidobacterias. Incorporar también probióticos en la dieta, como yogures o leches fermentadas con bifidobacterias, puede ser muy útil: compiten y desplazan patógenos, producen sustancias fundamentales para nutrir la mucosa del colon e, incluso, en algunos casos, pueden ser una ayuda frente a algunas molestias digestivas leves, que son muy frecuentes en la población.

Muchas veces hay confusiones entre prebióticos y probióticos. ¿Qué son y qué funciones tienen? ¿Cuáles benefician más a la microbiota?

"Lo importante es hacer una dieta equilibrada pero muy variada, para poder aportar a la flora intestinal la mayor variedad de fibras"

No son lo mismo y, para aclararlo, lo mejor es recurrir a las definiciones aceptadas por la comunidad científica. Los prebióticos son fibras no digeribles que estimulan y facilitan el crecimiento y la actividad de un grupo de bacterias beneficiosas de la flora intestinal. Los probióticos son microorganismos vivos que, al administrarse en cantidades adecuadas, producen un beneficio para la salud, aunque deben resistir el paso del tubo digestivo y llegar vivos al colon. Sus efectos dependen de la especie y de la cepa que sean y de la cantidad en que se tomen. No todos los probióticos sirven para todo y los efectos de unos no se pueden extrapolar a otros. Los efectos y beneficios de los diferentes probióticos se recogen en documentos de consenso según los distintos niveles de evidencia y, sobre todo, según los diferentes efectos y beneficios, que varían en cada caso.

¿Qué alimentos son imprescindibles para cuidar la flora intestinal?

No hay un único alimento, sino todo lo contrario. Los expertos coinciden en que lo importante es hacer una dieta equilibrada pero muy variada, para poder aportar a la flora intestinal la mayor variedad de fibras posibles. Hay que incorporar gran cantidad de alimentos diferentes y los prebióticos y probióticos son especialmente útiles. Incluir en la dieta alimentos prebióticos que contengan inulina, como la alcachofa o las endivias, entre otros, o los yogures o leches fermentadas con bifidobacterias puede ser muy ventajoso para la flora intestinal.

¿Qué se aporta con la leche materna a los bebés?

"La leche materna humana proporciona las primeras fibras prebióticas para la flora intestinal cuando se es bebé"

Con la lactancia materna, se incorporan bacterias al intestino: en un litro de leche materna hay unos 1.000 millones de bacterias de múltiples especies, con gran cantidad de bifidobacterias y lactobacilos y, además, con muchas variedades de carbohidratos no digeribles prebióticas, que alimentan a las colonias de bacterias que se podrían denominar "vegetarianas", sobre todo bifidobacterias y lactobacilos, que son capaces de degradar estos carbohidratos, crecer y hacerse dominantes sobre otras bacterias que podrían ser invasivas. La leche materna humana proporciona las primeras fibras prebióticas para la flora intestinal cuando se es bebé. Con la edad la composición de la microbiota intestinal se estabiliza y, en la senectud, poco a poco se pierden o disminuyen algunas especies, como las bifidobacterias.

¿Cuáles son los tratamientos para mantener o reestablecer la flora bacteriana que se están investigando?

Se están manejando algunas opciones terapéuticas asociadas a conseguir mejorar la composición y diversidad de las poblaciones de bacterias del intestino, aunque son primeras aproximaciones que necesitarán mucho recorrido todavía. Debemos pensar que, aunque hace muchos años que se conoce la existencia de esta microbiota intestinal, ha sido durante el último lustro, con la incorporación de tecnologías de secuenciación masiva de genes, cuando se han obtenido los conocimientos que se tienen hoy y que aumentan cada semana. En estos últimos años se han estudiado diferentes probióticos y para qué problemas o patologías estarían indicados. Hay tratamientos muy novedosos, incluso se empieza a hablar de "psicobióticos", esto es, tratamientos probióticos añadidos -no en sustitución- a tratamientos psicotrópicos que podrían ser de gran ayuda en el tratamiento de trastornos mentales. También es de actualidad la repoblación de especies gracias al trasplante de microbiota.

¿Hay algún mensaje final que quiera remarcar?

Es importante tener muy presente a la flora intestinal y ayudarla. Hay que concienciarse de que es un órgano más del organismo. Para hacernos una idea: tenemos 10 veces más microorganismos que células, albergamos a 100 billones de microorganismos y la mayoría viven en el intestino. Juntos pesan casi un kilo y suman una capacidad metabólica tan potente que actúa como un órgano más, desempeñando funciones muy importantes para el organismo. A pesar de que no es imprescindible para sobrevivir (como el corazón o los pulmones), sí es necesario para el desarrollo y mantenimiento normal del cuerpo. De la misma manera que se cuida el corazón, la piel u otro órgano, no deberíamos olvidar la flora intestinal.

Trasplante de flora intestinal

El objetivo del trasplante de flora intestinal o microbiota es restablecer su pérdida o incorporar las especies necesarias para buscar el equilibrio ante enfermedades en las que hay una clara evidencia de que esta juega un papel determinante. Durante la última década, se observó que podía ser beneficioso para tratar la diarrea recidivante por Clostridium difficile, que se confirmó en un estudio controlado publicado en 2013. Desde verano de 2010 un grupo de investigadores demostró que se podía modificar la composición de la flora intestinal trasplantándola y, lo más importante, que esta permanecía estable durante meses.

Pero hay que ser muy cauteloso con su uso e indicaciones. Margarida Mas es tajante: "El trasplante de microbiota es un acto médico, de carácter clínico y experimental. Es un tratamiento complejo con efectos beneficiosos solo en situaciones muy concretas y para casos muy seleccionados. Y, como todo acto médico, puede llevar riesgos. Por este motivo, debe ser realizado por especialistas en condiciones sanitarias adecuadas. Hay que alertar de que otras manipulaciones, como algunas soluciones caseras que se pueden encontrar por Internet, pueden ser muy arriesgadas y peligrosas. Las desaconsejo sin ninguna excepción y quiero ser muy clara con esto".

Rating 2.32/5
Rating: 2.3/5 (44 votes)
View this article in PDF format Print article
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.
Autor
Hilo
cita medica en linea